Adarve Fondos

De objetivos y sistemas

Cuando hablamos de inversión – aunque realmente aplica a todo en la vida – , es importante conocer la diferencia entre objetivos y sistemas.

Gran parte de los inversores se marcan objetivos pero pocos utilizan sistemas.

Un objetivo podría ser ahorrar una cierta cantidad de dinero, lograr complementar nuestros ingresos de jubilación o marcarnos una cifra en la que cada día al levantarnos podamos elegir a qué dedicar nuestro tiempo.

Los objetivos cumplen una función importante, pues encienden la espita para ponernos en movimiento y ejercen un gran impulso motivador muy necesario al comienzo de cualquier actividad.

Con el paso del tiempo y la dura servidumbre del día a día, los objetivos van perdiendo fuerza y dependiendo de la persona poco a poco se van diluyendo y perdiendo efectividad hasta que pasados unos meses volvemos a revisarlos y aunque muy probablemente carezcan del impulso inicial, nos pueden propulsar unos meses más , especialmente si la evaluación que hacemos ha sido positiva, pues cuando no responde a lo que esperábamos lo normal es abandonarlos y correr en pos de otro objetivo con más dopamina.

 

Por otra parte tenemos los sistemas. Un conjunto de reglas y normas por las que una actividad se conduce, ejecutando lo que se debe hacer sin tener en cuenta el estado emocional en que nos encontramos.

Sistemas de trabajo hay muchos, y cuanto más compleja es una actividad, más deben de haber. Como hemos comentado en algún escrito anterior, a nadie le gustaría ir en un avión con un fallo de motor y que la respuesta del piloto varíe en función de lo bien que ha dormido esa noche o de lo que piensa en ese momento de pánico que es mejor.

 

Un sistema se ejecuta y punto.

 

En un sistema se confía, porque lleva muchas horas de trabajo y experiencia detrás y por lo tanto uno deposita en el mismo el mejor conocimiento que ha sido capaz de definir.

¿Un sistema es estático? No, por supuesto que no, un sistema debe estar en continua evolución para que nunca deje de mejorarse, pues por su propia naturaleza y porque las condiciones del mundo son evolutivas, nunca se encuentra un nirvana estable, sino en el mejor de los casos zonas relativamente favorables en las que la velocidad adaptativa puede ralentizarse , si bien nunca parar.

 

Hay múltiples formas de acercarse a la inversión, en nuestra experiencia, para lograr éxito a largo plazo, todo inversor necesita tener un buen sistema aplicado a su manera de entender el mundo y porqué no, la vida.

En nuestra labor educativa, creamos el índice Mr. Tran Tran, en el que un hipotético inversor invertía una cantidad mensual de manera constante en Adarve Altea. Al final no deja de ser sino un sistema sencillo donde se anula el componente emocional y simplemente se ejecuta mes a mes. Los resultados para este inversor, son superiores a los del propio vehículo inversor, lo cual lejos de ser una sorpresa, es algo bastante esperable.

Hay momentos en que se compra más arriba, en otros más abajo, pero superar el miedo a invertir cuando las tripas de uno le dicen que mejor quedarse en los cuarteles de invierno siempre paga a largo plazo.

 

Adarve Altea en si, no deja de ser un sistema en si mismo, compuesto de otros sistemas que conforman la constelación de modelos que se ejecutan sin importar las condiciones del momento.

Para nosotros esta consistencia es fundamental y creemos firmemente que un inversor que logre aplicar sistemas sencillos a su proceso inversor estará poniendo a su favor las probabilidades de tener rendimientos satisfactorios a largo plazo.

Es muy difícil mantener un sistema cuando ves a otros inversores adelantándote por la derecha, pero es precisamente esa capacidad de alejarse del ruido la que hace que los sistemas funcionen. Un cuerpo en forma se logra a través de cientos de días de hacer algo que no tienes ganas de hacer, de comer lo que no te apetece comer y mantener a raya los impulsos de comer lo que sabes que te hará daño en el largo plazo.

Constancia y ejecución, no hay muchos más secretos. Así que ya saben, tener objetivos les ayudará a poner en órbita su plan. Tener sistemas, a completar la misión y volver a casa de forma segura. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *